En septiembre de 2020, durante una entrevista concedida a la cadena estadounidense Fox News, el entonces presidente de EEUU., Donald Trump, confesó que planeaba “eliminar al presidente de Siria, subrayando que incluso lo tenía todo listo, pero su entonces secretario de Defensa, James Mattis, lo disuadió

Bashar Al-Asadm, presidente de Siria, salió ileso de un intento de magnicidio cuando se dirigía a la Mezquita Al-Hassan, en la capitalina ciudad de Damasco, para realizar el rezo de Eid al-Fitr, fiesta que marca el final del mes sagrado de ayuno musulmán, el Ramadán, reseña el canal libanés Al-Manar.

Varios vídeos difundidos muestran a Al-Asad en buen estado de salud ingresando a la mezquita, en otros se ve a la gente recibiendo al presidente, y unas tomas lo captan celebrando el rezo entre los fieles en el lugar.

Por su parte, Asma Al-Asad, esposa del presidente sirio, producto del atentado manifestó que “nuestras fuerzas perseguirán a los perpetradores del cobarde ataque en todas las regiones de Siria”.