El Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), dependencia de las Naciones Unidas, sacó a la luz este lunes un informe en el que se acusa a Irán de ciertas irregularidades

La agencia atómica de la ONU ha acusado a Irán de enriquecerse con Uranio, elemento usado con fines militares. Según precisa el documento, “Irán dispone actualmente de 3.241 kilos de uranio enriquecido, un 9,2% más que en febrero, con unos pocos kilos de ese material (2,4 kilos) con una pureza del 60%, un valor cercano al necesario para fabricar bombas atómicas”.

Asimismo, la ONU manifiesta su preocupación sobre la presencia de material fisible en tres instalaciones no declaradas como nucleares. A pesar de que se les ha cuestionado en varias oportunidades, aún no han emitido ninguna respuesta.

Esta situación contraviene al acuerdo nuclear de 2015, en el que se procura una naturaleza pacífica en el comportamiento atómico de Irán. En este momento, el debilitado tratado se encuentra en una fase de negociaciones.

Sobre el asunto del material nuclear fértil, en el informe apuntan que las conversaciones y monitoreo pautado para febrero no han arrojado los resultados esperados ante la negativa de Irán de ser supervisado internacionalmente.

Desde dicho mes, la república islámica comenzó a presionar a EEUU para el retiro de las sanciones establecidas en 2018, entre las que se encuentra un embargo petrolero. Entre sus estrategias estuvo limitar al mínimo las inspecciones del OIEA en su territorio, lo que se traduce, según Viena, solo en un cierto desfase temporal.

Estas acciones pueden representar una violación al acuerdo por falta de transparencia. Además, Irán no está aplicando el llamado “protocolo adicional” del Tratado de No Proliferación de armas nuclear (TNP), que permite inspecciones sin aviso previo en cualquier instalación en el país.

“Para mitigar el impacto en las inspecciones, el OIEA alcanzó un acuerdo interino de verificación con Irán de tres meses de duración, que en mayo fue extendido por un mes más para facilitar las negociaciones nucleares en curso en Viena para salvar el pacto de 2015”, reportó EFE.

Irán afirma cooperación

Tras la publicación del documento este lunes, el representante iraní ante el OIEA, Kazem Gharibabadi, aseguró que “Irán hasta ahora ha hecho su máximo esfuerzo para cooperar de manera sustancial con el organismo y proporcionar las aclaraciones y respuestas necesarias”.

Asimismo, aseguró la disposición de su nación para “participar en un esfuerzo proactivo y centrado en resolver los problemas sin demora”. Indicó, además, que desde su administración “esperamos encarecidamente que esa determinación mutua logre un resultado práctico visible lo antes posible”.