Las sanciones económicas impuestas en 2018 por parte el gobierno norteamericano a Irán se encuentra en discusión, tras el interés de Biden de volver al acuerdo nuclear del 2015

El medio de comunicación El Político, publicó este lunes la alerta de que las agencias de seguridad de Estados Unidos están siguiendo la trayectoria de dos buques de guerra iraníes, cuyo destino final podría ser Venezuela.

Según la publicación, una de las embarcaciones navega hacia el sur a lo largo de la costa este de África. Sería este el buque Makran, el más grande fabricado en Irán, que puede transportar hasta siete helicópteros.

Según indicaron fuentes anónimas al portal, la intención de Irán y la carga de los navíos es información desconocida para Washington. El Político ha reportado también que se informó a funcionarios del Gobierno de Venezuela que recibir los buques sería un error, pero se desconoce su decisión.

EFE indica que el informe apuntó que “la presencia de los buques de guerra puede suponer un desafío a la autoridad de Estados Unidos en la región y puede inflamar el debate en Washington en torno a la decisión de la Administración del presidente Joe Biden de reabrir las negociaciones con Teherán”.

En agosto de 2020 tuvo lugar el decomiso de un cargamento de combustible perteneciente al Cuerpo de los Guardianes de la Revolución iraní que se dirigía a costas venezolanas.

Ante la difusión del supuesto monitoreo estadounidense, el Ministerio de Exteriores, en voz de Said Jatibzadeh, declaró que “ningún país puede violar ese derecho de Irán a la libre navegación en alta mar”.

El portavoz se refiere al derecho internacional a la libre navegación en aguas internacionales. Advirtió al gobierno norteamericano a evitar “errores de cálculo” que violaran su derecho.

Aprovechando el momento, Jatibzadeh destacó que la prioridad de su administración es “la liberación de los rehenes que están retenidos de manera injusta e ilegal en las cárceles estadounidenses bajo falsos pretextos”.

El gobierno de la república islámica ha propuesto un intercambio de prisioneros con EEUU. Igualmente, Exteriores ha afirmado que “si EE.UU. facilita esta cuestión humanitaria creará un mejor espacio incluso para los diálogos de Viena”.

La próxima semana inicia la sexta ronda de las negociaciones nucleares en Viena entre los firmantes del acuerdo atómico del 2015, las potencias de China, Francia, Inglaterra, Rusia, Alemania y EEUU que espera reincorporarse.