Emmanuel Macron insistió en su apoyo a los esfuerzos del secretario general de la ONU, António Guterres, para restablecer un corredor de exportación por el mar Negro, lo que exigiría la cooperación de Moscú

Los presidentes de Francia, Emmanuel Macron, y Turquía, Recep Tayyip Erdogan, trataron este miércoles en Madrid la forma de sacar los cereales que tiene almacenados Ucrania, una cuestión “indispensable para la seguridad alimentaria mundial”.

Fuentes del Elíseo que dieron cuenta del contenido de ese encuentro entre los dos dirigentes, celebrado en el marco de la cumbre de la OTAN, subrayaron que la exportación del grano ucraniano es particularmente urgente ahora que se acerca la próxima cosecha y que serán necesarias capacidades de almacenamiento que están por ahora saturadas.

Macron insistió en su apoyo a los esfuerzos del secretario general de la ONU, António Guterres, para restablecer un corredor de exportación por el mar Negro, lo que exigiría la cooperación de Moscú y preguntó a Erdogan sobre la marcha de las conversaciones mantenidas con los rusos sobre esa cuestión.

Ambos mandatarios -según el Elíseo- afirmaron su voluntad de mantener la coordinación con Naciones Unidas para que se den las condiciones de seguridad necesarias en el puerto ucraniano de Odesa para que puedan salir de allí barcos con cereales.

También manifestaron su apoyo a las vías alternativas planteadas por los europeos para transportar cereales fuera de Ucrania, en dirección a Rumanía y Bulgaria, por camión y por vía fluvial y ferroviaria.

El presidente francés se felicitó, por otra parte, del “consenso” alcanzado para permitir el ingreso a la Alianza Atlántica, de Finlandia y Suecia, al que inicialmente se oponía Turquía.

Macron insistió en que esos dos “socios importantes” disponen de “capacidades robustas e interoperables” y en que van a “contribuir significativamente a la seguridad del conjunto de los aliados”.