La disputa entre bandas rivales del narcotráfico en el Centro de Recuperación Regional de Altamira, dejó a 16 de las víctimas decapitadas durante horas de combate

Al menos 46 presos están siendo transferidos a otras cárceles en Brasil, luego de un sangriento enfrentamiento entre bandas rivales en una prisión del norte del país que el lunes dejó 57 muertos, informaron autoridades este martes.

Los prisioneros, entre ellos 16 sospechosos de comandar el motín, están siendo trasladados en autobús o avión a otras cárceles, incluidas de máxima seguridad, en la ciudad de Belén, capital del estado Pará (norte), indicó a la AFP un funcionario penitenciario del gobierno estatal.

La disputa entre bandas rivales del narcotráfico en el Centro de Recuperación Regional de Altamira, centro de Pará, dejó a 16 de las víctimas decapitadas durante horas de combate.

Pero la mayoría murió por asfixia tras un incendio provocado por los presos que alcanzó algunas celdas.