La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) informaron que para noviembre de 2020 se han registrado 5,4 millones de personas refugiadas y migrantes de Venezuela, y que alrededor de 80 % (4,6 millones) se encuentran en países de América Latina y el Caribe

Perú asumió la presidencia pro tempore de una mesa técnica regional, que busca respuestas coordinadas a los retos institucionales que plantean en América Latina y el Caribe los flujos de refugiados y migrantes venezolanos, informó este viernes 27 de noviembre, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

En un comunicado, ambas organizaciones indicaron que según datos de las autoridades nacionales de inmigración y otras fuentes oficiales, a noviembre de 2020 hay 5,4 millones de personas refugiadas y migrantes de Venezuela, y que alrededor de 80 % (4,6 millones) se encuentran en países de América Latina y el Caribe.

Millones huyen de Venezuela por la crisis sociopolítica y económica que abate a esta antigua potencia petrolera, y que se traduce en una caída del producto interno bruto (PIB) de más de 50% desde 2014 y una hiperinflación que pulverizó su moneda, el bolívar.

La Agencia de la ONU para los refugiados y la OIM explicaron que el Proceso de Quito es un espacio de trabajo técnico regional, que nació en 2018 por iniciativa de Ecuador, con el apoyo de ambos organismos internacionales.

Actualmente, participan en el Proceso de Quito 14 países de la región, “que desarrollan respuestas coordinadas a los retos institucionales generados en América Latina y el Caribe por los flujos de refugiados y migrantes provenientes de Venezuela”.

Al asumir la presidencia, Perú se compromete a trabajar en temas como “el impacto de la pandemia COVID-19 en la salud de personas refugiadas y migrantes y comunidades de acogida; y la integración socioeconómica”.

También en la “creación de un mecanismo coordinado de actuación ante la trata de personas, y una plataforma regional para la protección y asistencia de los niños, niñas y adolescentes; los retos actuales de la reunificación familiar, y el desarrollo de un perfil de los flujos de venezolanos en la región entre otros temas de agenda, de acuerdo con la información oficial.

“Con el acompañamiento de los países miembros, es el momento del gobierno peruano de dar continuidad a los progresos del Proceso, profundizar la agenda que se viene estableciendo bajo las tres presidencias anteriores y redoblar esfuerzos para concitar más voluntades entre la comunidad internacional”, dijo el representante Especial Conjunto Acnur y OIM para los Refugiados y Migrantes de Venezuela, Eduardo Stein.