El cuerpo del fiscal antimafia Marcelo Pecci, asesinado en un atentado en Colombia, fue recibido con honores y en medio de un profundo pesar por funcionarios del Gobierno, allegados y familiares

El féretro arribó al espigón presidencial del aeropuerto internacional Silvio Pettirossi, que sirve a Asunción ( la capital ), en medio de los tres días de duelo que decretó el viernes el presidente paraguayo, Mario Abdo Benítez.

En atención al duelo, la bandera paraguaya permanecerá izada a media asta en los edificios públicos, instalaciones militares y las dependencias oficiales en el exterior, pese a las celebraciones de este 14 y 15 de mayo por los 211 años de la Independencia del país.

La alegría de los festejos ha quedado eclipsada en Asunción por la llegada del asesinado fiscal, en un día sábado gris que ha estado marcado por una persistente lluvia.

El cuerpo fue recibido en la instalación destinada a dignatarios por funcionarios encabezados por la fiscal general del país, Sandra Quiñónez, y el ministro del Interior, Federico González.

Familiares en el duelo

También aguardaban por el fiscal su padre, Francisco Pecci, sus hermanos, allegados y su esposa, la periodista Claudia Aguilera, con quien Pecci viajó a Colombia tras su matrimonio, el pasado 30 de abril.

Después de una breve ceremonia en el aeródromo, la carroza fúnebre con el ataúd cubierto con una bandera de Paraguay partió en medio de una extensa caravana de vehículos con rumbo a Asunción.

Ya en la capital paraguaya fue recibido en el Ministerio Público, donde colegas y empleados participaron de otro homenaje privado.

Tras una breve estancia en la Fiscalía, la caravana se dirigió hacia una sala memorial de la ciudad, donde se han congregado familiares y personas cercanas.