El mandatario Maduro envío una carta al expresidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, donde asegura que “Venezuela no podía permanecer indiferente ante el colapso sanitario padecido por el pueblo de Manaos”

El mandatario Nicolás Maduro, dijo este sábado 23 de enero, que no podía ser indiferente ante el “colapso sanitario” que se vive en la ciudad brasileña de Manaos, y por ello su Gobierno donó un cargamento de oxígeno para ayudar a pacientes con la covid-19 en esa región amazónica.

“Venezuela no podía permanecer indiferente ante el colapso sanitario padecido por el pueblo de Manaos. Ante los estragos causados por la pandemia no hay, no puede haber, otra respuesta que maximizar la solidaridad activa”, señaló el mandatario en una carta enviada al expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva.

En la misiva, Maduro remarca que la “solidaridad bolivariana no conoce fronteras” y que desde Venezuela lo que se ha hecho es seguir la “vocación de patria grande: una vocación inequívocamente amorosa”.

“Compartir con nuestras hermanas y hermanos de Manaos ese cargamento de oxígeno es un acto de defensa de la vida, y por eso mismo, un acto de amor. Y amor con amor se paga, porque amor hemos recibido de Brasil en incontables ocasiones”, sostiene.

El Gobierno venezolano donó al menos 14.000 bombonas individuales de oxígeno, equivalentes a 136.000 litros, para ayudar en el colapso hospitalario de Manaos, la mayor ciudad de la Amazonía brasileña y capital de la misma.

Manaos,vive desde el pasado día 14 un toque de queda de once horas diarias -entre las 19.00 y las 6.00 del día siguiente- ante el caos sanitario causado por la covid-19 y que obligó a las autoridades a enviar sus enfermos a otras ciudades.

Brasil, con sus 210 millones de habitantes, es uno de los epicentros de la pandemia y el segundo país con más muertes en el mundo por covid-19, después de Estados Unidos, con más de 215.000 fallecidos.