La tasa de inflación mexicana subió en la primera quincena de noviembre hasta el 7,05 % interanual, su mayor nivel desde 2001, informó este miércoles el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Ello tras un aumento de los precios en este lapso del 0,69 %, respecto a la quincena inmediata anterior, impulsado por los agropecuarios y los energéticos.

En el mismo periodo de 2020, hace justo un año, los datos correspondientes reflejaron un aumento del 0,04 % en el índice de precios al consumidor (IPC), con lo que la inflación quedó entonces en el 3,43 %.

“La inflación anual de los precios al consumidor siguió ascendiendo en la primera quincena de noviembre. La general alcanzó 7,05 % año contra año, la mayor tasa registrada desde abril 2001. La inflación subyacente quedó en 5,53 %, la mayor desde abril 2009, y la no subyacente en 11,68 %”, dijo en Twitter el presidente del Inegi, Julio A. Santaella.

En octubre pasado, México registró una tasa de inflación del 6,24 %, después de que los precios subieran en el décimo mes del año un 0,84 %.

Por lo que este dato de la primera quincena de noviembre, refleja un claro repunte en los precios al consumidor.

El índice de precios subyacente, considerado un mejor parámetro para medir la carestía general, porque elimina artículos de alta volatilidad en sus precios, aumentó el 0,15 % en este periodo y dejó la tasa anual en el 5,53 %, según señaló el Inegi en un comunicado.

Dentro del subgrupo de bienes y servicios subyacentes, las mercancías aumentaron el 0,07 % y los servicios crecieron un 0,25 %, con una tasa anual del 7,04 % y del 3,85 %, respectivamente.

En los no subyacentes, los agropecuarios aumentaron un 2,17 % respecto a la quincena anterior y los energéticos y tarifas autorizadas por el Gobierno aumentaron 2,38 %.

A nivel anual, los precios de los agropecuarios han crecido un 12,37 %, mientras que las tarifas energéticas se han elevado un 11,15 %.

De este modo, la partida de no subyacentes aumentó un 2,29 % frente a los quinces días anteriores y aumentó un 11,68 % interanual.

Por último, el índice de precios de la canasta de consumo mínimo, conformada por 176 productos y servicios, presentó un aumento quincenal del 0,76 % y del 7,94 % interanual.

La reactivación económica en México llegó tras dos meses de suspensión de todas las actividades económicas no esenciales, en abril y mayo de 2020, debido a la crisis del coronavirus, lo que tuvo un fuerte impacto en la producción y el consumo.

La inflación de 2020 cerró en un 3,15 %, mientras que en 2019 la inflación fue del 2,83 % y en 2018 los precios al consumidor se elevaron un 4,83 %.

Los precios al consumidor escalaron hasta el 6,77 % a finales de 2017, hasta este momento la tasa más alta desde 2000, que fue motivada por un alza en el precio de los combustibles.

La meta del Banco de México es del 3 % anual.

EFE