“La relación Bogotá-Caracas no será hostil con la llegada de Petro, porque el nuevo presidente de Colombia “parte de un principio que es el respeto a la soberanía de los pueblos, de los Estados”, afirma Gustavo Márquez

Gustavo Márquez, exembajador de Colombia con el gobierno de Hugo Chávez, asegura que Gustavo Petro representa “una nueva izquierda, una izquierda democrática”. El exdiplomático venezolano reitera que el presidente electo de Colombia “ha demostrado coherencia” en su discurso. “Él formó parte del M19, luego se pacificó y desde el momento que se pacifica tiene un actuar dentro del esquema democrático respetuoso de la Constitución colombiana”.

Asevera que Petro “ha enfrentados todos estos años una confrontación con el uribismo. En el tema de la parapolítica fue quien lideró esa revolución. Llevó adelante sus ideas aún con amenazas, porque los políticos críticos como lo es él, estaban amenazados de muerte”.

“Él representa una izquierda democrática, pero a la vez plantea cambios profundos y radicales. Una izquierda que se va a acomodar en el establishment de una democracia de máscara gobernada por una oligarquía que mantiene una dominación terrible contra el pueblo colombiano que se refleja con toda la situación del dominio de la tierra, que en el fondo es la base de la violencia que se ha desarrollado en Colombia”, afirma Márquez en la entrevista realizada por Vladimir Villegas en su programa 10 Minutos con Vladimir.

En ese sentido, el analista venezolano sostiene que “Petro es una esperanza y está planteando cosas tan importante como abordar el tema del cambio climático, pero no de manera utópica, sino de plantear en Colombia una reconversión hacía una transición a la energía verde. Eso implica dejar de ser un país exportador de petróleo y avanzar a una economía productiva capitalista, porque él no está planteando el cambio del capitalismo, pero sí plantea el desarrollo de fuerzas sociales que avancen a un mejor estilo de vida y a una Colombia más inclusiva”.

Márquez cree que la relación Bogotá-Caracas no será hostil con la llegada de Petro. Asevera que el nuevo presidente de Colombia “parte de un principio que es el respeto a la soberanía de los pueblos, de los Estados. Ha sido un crítico de la política de (Iván) Duque y la injerencia que ha tenido con Venezuela. Petro está claro que la relación con nuestro país es una relación histórica de los pueblos”. Argumenta que para que haya paz en Colombia debe haber paz en Venezuela.

Vea la entrevista completa acá