El Gobierno de Nicaragua liberó a un grupo de denominados “presos políticos” por la oposición, bajo la polémica Ley de Amnistía, aprobada con urgencia el fin de semana por el Legislativo, a petición del presidente Daniel Ortega 

El Gobierno de Daniel Ortega liberó el martes a medio centenar de “presos políticos”, entre ellos los principales dirigentes de las protestas ciudadanas que estallaron hace más de un año, bajo una ley de Amnistía, que según la oposición dejará impune la represión gubernamental.

Entre los liberados se encuentran los periodistas Miguel Mora, director y propietario del canal de televisión 100 % Noticias -un medio crítico del Gobierno sandinista-, y su jefa de prensa, Lucía Pineda.

Los periodistas Miguel Mora y Lucía Pineda ofrecen declaraciones a la prensa luego de ser liberados y llevados a casa por custodios del Sistema Penitenciario Nacional el martes, en Managua (Nicaragua). Foto EFE.

El Ministerio de Gobernación explicó en una declaración que el Ejecutivo ordenó la liberación de 56 personas que guardaban prisión “por delitos contra la seguridad común y tranquilidad pública”, en cumplimiento a una polémica Ley de Amnistía.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) trasladó a las 56 personas hasta sus domicilios para entregarlos a sus familiares, de acuerdo con la información.

Entre las primeras cosas que hicieron los recién liberados fue denunciar las torturas que vieron y vivieron durante meses, dentro de las cárceles de Nicaragua.

El líder opositor Yubrank Suazo en medio de una multitud que lo recibe tras ser liberado y llevado a casa por custodios del Sistema Penitenciario Nacional el martes, en Masaya (Nicaragua). Foto EFE.

El líder opositor Yubrank Suazo, quien en 2018 Suazo declaró a Masaya “territorio libre del dictador”, fue recibido este martes como héroe en su ciudad, tras permanecer 9 meses en la cárcel.

Suazo reclamó elecciones inmediatas pues “Nicaragua necesita un cambio”, y afirmó que Ortega “se equivocó” con la Ley de Amnistía, “porque nosotros nos mantenemos firmes”.

Desde abril de 2018 Nicaragua vive una crisis sociopolítica que ha dejado al menos 325 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque organismos locales elevan la cifra a 594 y el Gobierno reconoce solo 199.