La semana pasada fueron liberados 106 “presos políticos” en el marco de la Ley de Amnistía, no obstante la oposición y organizaciones humanitarias coinciden en que al menos falta liberar a otros 86, algunos detenidos desde hace más de un año

Este martes 18 de junio, el Gobierno de Nicaragua negó nuevas liberaciones de quienes son denominados por la oposición a Ortega “presos políticos”, justo cuando se cumple el plazo de 90 días para dejar en libertad a todas las personas arrestadas por participar en protestas contra el presidente.

Según la oposición en Nicaragua, para superar la crisis local, al menos otras 86 personas encarceladas debían ser liberadas este 18 de junio como parte de las negociaciones entre el Gobierno y la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, sin embargo, informó la vocería de la oposición que el Ejecutivo cerró esa posibilidad.

La relatora de Nicaragua en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Antonia Urrejola exhortó el lunes al Gobierno de Nicaragua a poner en libertad a más de 80 presos políticos que siguen detenidos como primer paso para el restablecimiento de las libertades individuales y la democracia en el país centroamericano. Foto EFE.

“El día sábado 8 de junio, la Asamblea Nacional discutió y aprobó una Ley de Amnistía que hizo posible la liberación de todas esas personas (refiriéndose a quienes son denominados presos políticos por la oposición), los días lunes 10 y martes 11 de este mes de junio”, informó el Gobierno.

Explica un cable de la agencia española EFE que una semana antes fueron liberados 106 “presos políticos”, entre ellos 3 periodistas, en el marco de la Ley de Amnistía, no obstante la oposición y organizaciones humanitarias coincidieron en que al menos 86 de ellos continuaban en prisión, algunos desde hace más de un año.

El Gobierno afirmó que las personas liberadas corresponden con las listas consensuadas con la alianza y entregadas al Comité Internacional de la Cruz Roja, en presencia de los testigos Waldemar Stanilaw Sommertag, nuncio apostólico en Nicaragua, y Luis Ángel Rosadilla, representante del secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro.

Edwin Carcache, ex preso político del Gobierno de Daniel Ortega sostiene la bandera de su país durante un panel sobre la situación de derechos Humanos en Nicaragua el lunes en Miami, Florida. Foto EFE

Tanto la alianza cívica, como el denominado Comité Pro Liberación de Presas y Presos Políticos, además de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), expresaron su temor ante la posibilidad de que el Gobierno se negara a liberar a los últimos 86 opositores encarcelados, precisó EFE.

Nicaragua vive una crisis que, desde el estallido social contra Ortega en abril de 2018 ha dejado 326 muertos, según la CIDH. Organizaciones humanitarias locales cuentan hasta 594 víctimas, entre tanto, el Gobierno reconoce 200.