Jorge Rodríguez, jefe de la delegación del Gobierno ante la Mesa de Negociación en México con la Plataforma Unitaria de Venezuela, aseguró que la oposición quiere “sabotear, condicionar y evadir” el Memorando de Entendimiento

Este viernes, la experta en materia internacional Giovanna De Michelle aseguró a Contrapunto, que las recientes declaraciones de Jorge Rodríguez sobre de un posible quiebre de la Mesa de Diálogo con la Plataforma Unitaria de Venezuela es una “muy mala señal” para la comunidad internacional y sobre todo para los terceros países que están directamente involucrados en este proceso de diálogo y negociación.

“Sin lugar a dudas, ante la comunidad internacional son varias las acciones y decisiones recientes de la administración de Nicolás Maduro, que se pueden interpretar como una intención concreta de abortar ese proceso en México”, dijo De Michelle.

La especialista mencionó el caso de la petición de Jorge Rodríguez, al Reino de Noruega de incorporar a Alex Saab ,a las reuniones en México, diciendo que pese a que “puede ser un acto simbólico por parte del Madurismo, tiene un impacto y eso es lo que se busca, además de que probablemente se estaba tratando de generar una reacción adversa por parte de la representación opositora en México”.

“La oposición en México está muy bien focalizada, muy bien enfocada en cuál es su verdadero propósito y entiende la imposibilidad de ejecutar esa decisión de incorporación de Alex Saab”, dijo.

Sin embargo, el presidente colombiano, Iván Duque, se mostró escéptico respecto a las negociaciones que se están desarrollando en México sobre Venezuela, ya que, a pesar de valorar el “esfuerzo realizado por parte del Gobierno interino en sentarse con la dictadura”, el único resultado válido sería la convocatoria “cuanto antes” de elecciones presidenciales “libres y trasparentes”.

“Yo valoro que haya un esfuerzo de la resistencia democrática por parte del Gobierno interino en sentarse con la dictadura, porque al final del día eso es una forma en la que la dictadura reconozca que el cerco diplomático la ha llevado a ese tipo de presión. Eso me parece positivo”, indicó el mandatario colombiano.

Por otro lado, el jefe de la delegación del gobierno de Nicolás Maduro, ante la Mesa de Negociación en México con la Plataforma Unitaria de Venezuela, Jorge Rodríguez, aseguró que la oposición quiere “sabotear, condicionar y evadir” el Memorando de Entendimiento, firmado en el primer encuentro entre ambas partes.

Según el comunicado de la delegación del gobierno de Maduro, esta declaración ocurre porque “con sorpresa y vergüenza el país ha asistido durante las ultimas horas a un conjunto de graves hechos y peligrosas declaraciones públicas que evidencian la naturaleza criminal”. 

En ese sentido, De Michelle afirmó que todo pareciera estar indicando que hay una intención de torpedear de alguna forma la mesa de diálogo y negociación en México.

“Las razones se podrían prestar a cualquier cantidad de especulaciones. Pudiera pensarse que la mesa en México constituye una suerte de incentivo para que la Venezuela opositora salga a votar, cosa que a la administración de Nicolás Maduro evidentemente no le favorece”, aseveró.

Sumado a eso está la presión internacional que tiene “los ojos sobre Venezuela” y lo que pueda ocurrir en ese diálogo y que sus resultados, de ser positivos, generarían un levantamiento de las sanciones a la administración de Maduro.

“Pareciera que la atención internacional centrada sobre la evolución de la mesa en México genera cierta presión a la administración de Nicolás Maduro”, afirmó.

 El dirigente del chavismo afirma en el documento que bajo el denominado “gobierno interino”, la oposición de Venezuela tendría la intención de “robar y saquear al país”, con una presunta estrategia diseñada desde el extranjero. 

Esto ocurre luego de que esta semana el líder opositor Juan Guaidó se refiriera  al caso de la empresa Monómeros Colombo-Venezolanos S.A., que se encuentra en disputa con la administración de Maduro sobre su potestad, al igual que la empresa Citgo, diciendo que la petroquímica será de los venezolanos. 

“La empresa Monómeros está protegida. Estamos haciendo todos los esfuerzos para proteger los activos de los venezolanos”, aseguró. 

En ese sentido, el comunicado de este viernes afirma que esta declaración por parte del dirigente es “vergonzosa y antinacional”, siendo también mencionados los partidos Voluntad Popular y Primero justicia que “revelan una feroz pugna de grupos e internes” por el control de Monómeros y la empresa Pequiven.