El pasado sábado vecinos de Cochabamba colocaran en medio de una calle una carretilla con un ataúd encima, para llamar la atención por el drama que conlleva esperar durante días con un fallecido por COVID-19 en casa sin que la familia pueda enterrarlo o cremarlo

La presencia durante horas de un cadáver en la calle, de un hombre que al parecer falleció con síntomas de COVID-19, puso este domingo en evidencia la preocupante situación que padece la ciudad boliviana de Cochabamba.

El cuerpo sin vida de un hombre de mediana edad permaneció desde el sábado en la tarde hora local, en una calle de esta ciudad de algo más de 600.000 habitantes, que es una de las mayores de Bolivia.

Al parecer, el hombre iba a buscar atención médica en un centro de salud de la zona cuando falleció y su cuerpo quedó en la acera, según manifestaron a los medios vecinos del barrio donde ocurrió el suceso.

Un grupo de vecinos bloqueó una avenida cercana al lugar como medida de protesta, hasta que llegaron familiares para retirar al difunto en un carro funerario, unas veinte horas después de que falleciera.

Los casos de personas que fallecen en la calle o a las puertas de centros sanitarios con síntomas de coronavirus se suceden desde hace semanas, en distintas ciudades de Bolivia.