Junto a Francia Márquez, compañera de fórmula a la vicepresidencia, busca hacer historia llevando el primer gobierno de izquierda a la Casa de Nariño

Gustavo Petro es el abanderado del Pacto Histórico y quiere ser el presidente de los colombianos, la mayoría de sus propuestas giran en torno a la palabra “cambio”, cambios que impulsaría en diversas áreas de la vida neogranadina.

Ante el miedo a las expropiaciones, debido a sus vínculos con gobiernos como el del fallecido Hugo Chávez, Petro se comprometió mediante un documento firmado en notaría a no ejecutar expropiaciones si se convierte en presidente.

Defiende lo que llama democratización y la revisión de los tratados de libre comercio.

Buscaría un cambio de modelo económico con el impulso de la producción agropecuaria y una reforma agraria; además cree que se debe dejar la dependencia del petróleo y pasar hacia las energías renovables.

Propone que se conforme una comisión judicial independiente de la ONU que investigue los crímenes de corrupción en el país.

Petro quiere cambiar las fuerzas de seguridad y promover la desmilitarización de la vida social; también apoya una mayor presencia de las mujeres en la vida política neogranadina.