Human Rights Watch llamó este jueves pasado a las autoridades peruanas a “proteger a los manifestantes pacíficos y evitar que existan restricciones innecesarias o desproporcionadas a esas movilizaciones”

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó este viernes su preocupación por “el uso excesivo de la fuerza policial contra manifestantes y periodistas”, durante el cuarto día de protestas en Perú, en el que al menos dos personas sufrieron heridos de bala, una de ellas, con pronóstico reservado.

El organismo con sede en Washington y su Relatoría Especial para la Libertad Expresión llamaron además al Estado peruano “a abstenerse de incurrir en prácticas de detenciones indiscriminadas”.

“Según la información recibida, la Policía habría utilizado gases lacrimógenos y perdigones de forma masiva contra manifestantes y periodistas. Esto contraviene los estándares de la CIDH sobre el derecho a la protesta”, señaló la Comisión en su cuenta de Twitter.

Tanto la CIDH como su Relatoría puntualizaron que “es deber del Estado garantizar el ejercicio del derecho de protesta, que incluye los derechos de reunión pacífica y sin armas, de asociación y la libertad  de expresión, debido a su papel central en la defensa de la democracia y los derechos humanos”.

Decenas de miles de personas en Lima y muchas miles más en prácticamente todas las ciudades de Perú se manifestaron el jueves en contra del nuevo presidente de transición, Manuel Merino; su gobierno, encabezado por el primer ministro Ántero Flores-Aráoz; y el Congreso, que votó abrumadoramente en favor de la destitución del ahora expresidente Martín Vizcarra.