Élisabeth Borne presentó su renuncia al presidente después de que el partido en el poder perdiera su mayoría legislativa y mientras líderes de la oposición rechazan cualquier coalición

La primera ministra de Francia, Elisabeth Borne, presentó hoy su dimisión al presidente de la República, Emmanuel Macron, quien rechazó la propuesta pidiéndole que siguiera al frente del ejecutivo en los próximos días.

Tras los resultados de las elecciones legislativas celebradas este domingo, y en las que el partido del gobierno perdió la mayoría en la Asamblea Nacional (parlamento), la continuidad de Borne fue cuestionada por los principales grupos de la Cámara lo que motivo su petición de dimisión.

El jefe del Estado la confirmó en el cargo “para que el Gobierno pueda mantenerse en la tarea y actuar en los próximos días”, según anunciaron fuentes presidenciales, mientras Macron lleva a cabo “las consultas políticas necesarias” con los líderes de los partidos que conduzcan a establecer “soluciones constructivas para los franceses”.

La jefa de gobierno sufrió además para revalidar su escaño, pues ganó por estrecho margen en su circunscripción a su oponente de la coalición de izquierdas Nueva Unión Popular Ecológica y Social (Nupes).

Macron comenzó hoy sus encuentros con los líderes de los partidos susceptibles de crear un grupo en la Asamblea Nacional, y a los que transmitirá el mensaje de que la oposición puede ser constructiva, si el ejecutivo le da garantías.