Estados Unidos lidera las cifras mundiales de contagios, con 4,2 millones de casos positivos de la COVID-19 y 147.253 fallecidos

La capital estadounidense, Washington D.C. exige desde este lunes una cuarentena de 14 días a los viajeros procedentes de 27 de los 50 estados del país, entre ellos, California, Florida y Texas, tres de los más golpeados por la pandemia del coronavirus.

La medida fue anunciada el pasado viernes por la alcaldesa del Distrito de Columbia, donde está Washington, Muriel Bowser, y entra en vigor desde hoy, anunció la Alcaldía, al señalar que la lista de “estados de alto riesgo” se actualizará cada dos lunes.

Según la orden, la cuarentena se impondrá a cualquier persona que llegue desde un estado de alto riesgo y que haya viajado para realizar actividades no esenciales, por ejemplo por vacaciones.

El Distrito de Columbia considera actividades esenciales aquellas relacionadas con el trabajo y el cuidado de menores o personas dependientes, así como aquellos viajes que se hagan para ir a una institución educativa o para visitar un lugar de culto.

Entretanto, un estado de alto riesgo es aquel donde la tasa diaria promedio de casos nuevos durante siete días es de 10 o más infectados por cada 100.000 habitantes.

Para aquellos que se hayan desplazado desde o hacia esos lugares por un asunto esencial, la Alcaldía recomienda monitorear si presentan los síntomas de la COVID-19 durante 14 días.

Los estados incluidos en la decisión son Arkansas, Arizona, Alabama, California, Delaware, Florida, Georgia, Idaho, Iowa, Kansa, Luisiana, Misisippi, Misouri, Montana, Nebraska, Nevada, Nuevo México, Carolina del Norte y del Sur, así como Dakota del Norte.

De igual forma Ohio, Oklahoma, Tennessee, Texas, Utah, Washington (estado) y Wisconsin.

Estados Unidos lidera las cifras mundiales de contagios, con 4,2 millones de casos positivos de la COVID-19 y 147.253 fallecidos, según el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins

California, con 453.155 contagiados, encabeza las cifras nacionales de casos, seguido por Florida (432.747) y Nueva York (412.344), que en su momento era el epicentro de la enfermedad, que ha causado en ese estado 36.645 muertes.