El director de Análisis de Datos de la EMA, Peter Arlett, subrayó que “los beneficios de la vacuna AstraZeneca superan los riesgos” y aseguró que los coágulos de sangre como muy raros en el contexto de las hospitalizaciones por covid-19

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) recomendó este viernes que se administre la segunda dosis de la vacuna AstraZeneca y subrayó que “los datos muestran que los beneficios de la vacunación aumentan con la edad y los niveles de contagio” en la sociedad.

El director adjunto de la EMA, Noël Wathion, subrayó en una rueda de prensa virtual que el Comité de medicamentos de uso humano (CHMP) ha recomendado “seguir administrando una segunda dosis de Vaxzevria (nombre comercial de la vacuna de AstraZeneca) de 4 a 12 semanas después de administrar la primera”.

La EMA también estudió varios escenarios, incluida la administración de una segunda dosis de una vacuna de ARNm, como Pfizer/BioNTech; no usar una segunda dosis en absoluto; o ampliar el intervalo más allá de las 12 semanas previstas en el prospecto, y alertó de que “no hay datos o estos son limitados para cambiar las recomendaciones actuales”.

Tras una investigación para poner en contexto el riesgo de desarrollar tromboembolismos con esta vacuna y sus beneficios a la hora de frenar los contagios y fallecimientos por covid-19, el CHMP ha representado en diferentes gráficos el número de casos de coagulación sanguínea detectados tras la vacunación y la cifra de hospitalización y fallecimientos evitados gracias a la inyección.

A modo de ejemplo y en grupos con “una alta tasa de contagios”, confirmó que se han evitado 1.239 hospitalizaciones y 110 admisiones a una unidad de cuidados intensivos por cada 100.000 habitantes en los mayores de 80 años gracias a la inyección de la primera dosis de AstraZeneca, mientras que, en esta franja de edad, se han detectado 0,4 casos de trombos tras la vacunación.

En las personas de entre 40 y 49 años, donde se ha registrado el dato más alto de 2,1 casos de trombos tras la primera inyección, se han evitado 122 hospitalizaciones y 15 admisiones en unidades de cuidados intensivos por cada 100.000 personas.

Uno de los gráficos más impactantes es el que representa los fallecimientos prevenidos gracias a la vacunación con AstraZeneca: 733 mayores de 80 años por cada 100.000 personas de esta franja de edad que han estado altamente expuestas al contagio, frente al 0,4 % de casos de trombos que han desarrollado.

El director de Análisis de Datos de la EMA, Peter Arlett, subrayó que “los beneficios de la vacuna AstraZeneca superan los riesgos” y aseguró que este trabajo “presentado este viernes sitúa los (casos de) coágulos de sangre como muy raros en el contexto de las hospitalizaciones por covid-19, las admisiones en cuidados intensivos y las muertes prevenidas” gracias a la vacunación.