En Japón se han realizado hasta la fecha más de 292.000 test PCR, registrado 19.949 contagios y 898 fallecidos por la COVID-19, según los últimos datos disponibles

El Gobierno de Japón aprobó el uso de un nuevo tipo de test PCR basado en muestras de saliva de los pacientes, con el que pretende ampliar el número total de pruebas realizadas y reducir el riesgo de contagio para el personal médico.

Según anunció este martes 2 de junio el Ministerio de Salud, los nuevos test estarán cubiertos por el seguro sanitario público y se realizarán a pacientes que hayan tenido síntomas de la COVID-19 durante un máximo de nueve días, período durante el cual el virus permanece detectable en la saliva de los infectados.

Este método “aliviará de forma significativa la carga tanto sobre los pacientes como sobre las instituciones que recogen muestras, al aliviar el riesgo de infecciones”, dijo el titular de Salud, Katsunobu Kato.

El método más usado para el PCR (reacción en cadena de la polimerasa) requiere una muestra nasofaríngea tomada por el personal médico, lo que conlleva riesgo de tos o estornudo del paciente y la consiguiente exposición potencial al virus para los trabajadores sanitarios.