Rusia y China defendieron este miércoles que Irán ha cumplido con el acuerdo y culparon al Gobierno estadounidense de crear una situación “inaceptable” y de “escalar la tensión” en Oriente Medio

El presidente iraní, Hasan Rohaní, anunció su intención de reducir “parcialmente” sus compromisos “voluntarios” con el acuerdo nuclear de 2015.

El Gobierno de Irán comunicó a China, Rusia, Francia, Reino Unido y Alemania que dejará de cumplir algunos de los compromisos contemplados en el acuerdo nuclear, firmado en 2015, si no hacen más esfuerzos para proteger a la República Islámica de las sanciones impuestas por Estados Unidos desde su abandono del pacto hace un año.

El mandatario dio una moratoria de 60 días a los otros miembros del acuerdo para que eliminen las actuales restricciones a las exportaciones de petróleo iraní y al sistema bancario. De no ser así, Irán dejará de cumplir con las limitaciones de enriquecimiento de uranio y completará el reactor de agua pesada de Arak.

“Después de un año de paciencia, Irán suspende las medidas que Estados Unidos ha hecho imposible continuar. Nuestra acción está dentro de los términos del JCPOA (siglas en inglés del acuerdo nuclear)”, escribió el ministro iraní de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, en su cuenta oficial de Twitter.

Zarif y Rohaní aludieron a que los puntos 26 y 36 del JCPOA estipulan que Irán tiene derecho a reducir sus compromisos nucleares si las otras partes no cumplen con sus obligaciones, por lo que la decisión de este miércoles no implica el abandono del pacto.

El acuerdo nuclear limita el programa atómico iraní a cambio del levantamiento de las sanciones internacionales, y por eso la retirada de EEUU y sus medidas contra Irán lo han dejado seriamente dañado.