El director general de Vozy, Humberto Pertuz, explicó que los piratas informáticos centran cada vez sus actividades delictivas en las personas que usan la banca virtual o atención al cliente vía telefónica para solucionar su solicitud

Durante los últimos seis meses crecieron hasta 80 % las amenazas de seguridad, robo de identidad y fraude en las transacciones digitales en Latinoamérica, según datos de la empresa Vozy difundidos este jueves.

Este incremento se explica en parte por haberse triplicado las solicitudes a canales de atención al cliente en línea y por teléfono durante la pandemia de la COVID-19, por lo que los piratas informáticos se centraron en esta actividad con mayor intensidad.

Humberto Pertuz, director general de Vozy, explicó que los piratas informáticos centran cada vez sus actividades delictivas en las personas que usan la banca virtual o atención al cliente vía telefónica para solucionar su solicitud.

La empresa Vozy está especializada en tecnologías para el reconocimiento biométrico de voz y proyecta fortalecer la adopción de dicha tecnología en Latinoamérica para contrarrestar los intentos de fraude por parte de “hackers” en diferentes sectores productivos como la banca, riesgo que va en aumento.

Pertuz indicó que Vozy utiliza inteligencia artificial para “reconocimientos neuronales de texto a voz en español con más de 8 acentos diferentes de la región, logrando que Lili, la asistente virtual de voz, tenga conversaciones más fluidas y así potenciar la experiencia del cliente”.

“Pero con los retos que presenta el coronavirus, se aceleró su adopción a nivel global: las empresas han tenido que habilitar un mayor número de servicios remotos y también se incrementó el uso de canales de atención a clientes en línea y vía telefónica”, destacó.

Pertuz subrayó que todas las empresas necesitan mejorar sus medidas de protección porque robarse una identidad personal es relativamente fácil para un “hacker” intentar obtener un préstamo por teléfono.