Los mayores enfrentamientos se concentraron en el norte Quito, una ciudad de tres millones de habitantes

La Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) exigió al Gobierno que ponga fin al estado de excepción que rige en seis provincias del país y que cese la represión a las protestas, medidas que propiciarían un proceso de diálogo con el presidente Guillermo Lasso.

En un pronunciamiento por redes sociales, el máximo líder de la Conaie y principal promotor de la movilización, Leonidas Iza, dio respuesta así al ofrecimiento para iniciar un proceso de diálogo con el Gobierno, auspiciado por varias organizaciones de la sociedad civil, como la Iglesia católica, y al que Lasso ya ha aceptado asistir.

Señaló que la respuesta del gobierno a las protestas “solo ha conseguido exacerbar los ánimos de la población y generar graves escaladas de conflicto” y planteó “bajar las acciones represivas”.

En una carta difundida en Twitter, Lasso aceptó, “por el bien del país”, participar en “un proceso de diálogo franco y respetuoso” con la Conaie, la poderosa organización indígena que convocó las protestas.

Los mayores enfrentamientos se concentraron en el norte de la capital ecuatoriana -una ciudad de tres millones de habitantes-, cerca de la Universidad Salesiana que aloja a los manifestantes.

Van dos muertos durante protestas indígenas

Un manifestante indígena murió el martes en choques con la fuerza pública, con lo que sube a dos los fallecidos después de nueve días de protestas en Ecuador contra el gobierno del conservador Guillermo Lasso, denunciadas por los militares como un “serio riesgo” para la democracia.

La Alianza de Organizaciones por los Derechos Humanos reportó la muerte de un indígena al registrarse una “confrontación” con la fuerza pública en la localidad amazónica del Puyo.

Según la Policía de Ecuador, “se presume que la persona falleció a consecuencia de la manipulación de un artefacto explosivo”.

Portando largos palos de madera y protegidos con escudos artesanales, unos 10 mil indígenas, según las autoridades, protestaron en varios puntos de Quito, reiterando su llamado a que rebajen los precios de los combustibles en el país petrolero.