La Fiscalía General del Estado (FGE) informó que el enterramiento fue hallado en un predio de la colonia Zumpimito, en la ciudad de Uruapan

Once cadáveres con aparentes signos de tortura fueron encontrados este domingo 2 de febrero en una fosa clandestina en Michoacán, estado de México, y atribuida a presuntos narcotraficantes.

La Fiscalía General del Estado (FGE) informó que unos albañiles descubrieron la sepultura furtiva mientras realizaban excavaciones que interrumpieron al descubrir bolsas de plástico con restos humanos.

Personal del Servicio Médico Forense (Semefo) acudió a la zona y exhumó once cadáveres, cuyas identidades y sexo no han podido determinarse a simple vista.

Ambulancias trasladaron los cuerpos a la morgue local, donde serán examinados por especialistas, aunque las autoridades presumen que las víctimas fueron torturadas antes de morir a balazos.

De acuerdo con la Fiscalía estatal, este múltiple crimen podría derivarse de las pugnas que mantienen los cárteles del narcotráfico Jalisco Nueva Generación (CJNG) y Nueva Familia Michoacana, por el control de la producción y tráfico de drogas, principalmente de metanfetamina.