El Alto Consejo de Estado declaró este jueves en un comunicado de prensa que no permitirá a ninguna persona, partido o tribu tomar el control de la institución castrense, que se mantendrá bajo las órdenes de una autoridad civil y ajena a la política.

El primer ministro del Gobierno de Unidad Nacional en Libia (GNU), Abdulhamid al Dbeibah, advirtió este jueves que el Ejército no será controlado por un único líder ni un sólo partido político, después de que el mariscal Jalifa Hafter, tutor del antiguo gobierno no reconocido en el este del país, anunciase este lunes una decena de nombramientos en la cúpula militar.

“Las capitales son perlas preciosas y los ejércitos han sido creados para protegerlas, no para asaltarlas, aterrorizar a su pueblo y destruir sus bienes (…) sea por la razón que sea”, declaró Dbeibah, que ocupa también la cartera de Defensa, en referencia a la ofensiva lanzada por las milicias de Hafter en abril de 2019 contra Trípoli y que se cobró la vida de 1.500 personas- 300 de ellas civiles- durante los diez meses que duró.

Durante la ceremonia celebrada con motivo del 81 aniversario de la fundación de las Fuerzas Armadas, Dbeibah aseguró que su departamento tiene como prioridad hacerse cargo de los gastos médicos de todos los ciudadanos heridos durante el conflicto, sin importar su afiliación ideológica.

En la misma línea, el Alto Consejo de Estado declaró este jueves en un comunicado de prensa que no permitirá a ninguna persona, partido o tribu tomar el control de la institución castrense, que se mantendrá bajo las órdenes de una autoridad civil y ajena a la política.

“Debemos continuar unificando las instituciones del Estado, en particular el Ejército, para permitirle, a través de un apoyo continuo, ser fuerte”, subrayó este organismo consultivo, que recordó que todas las partes deben trabajar conforme a la hoja de ruta para hacer del Ejército una institución profesional que proteja al Estado y no al revés.

Hafter anunció este lunes una decena de nombramientos en su cúpula militar, entre ellos el polémico ex primer ministro del Ejecutivo de Tobruk Abdallah al Thani, que renunció en septiembre del pasado año tras varios días de protestas populares contra la carestía de la vida y que fue designado director del departamento político de sus milicias.

Foto: AFP

Esta decisión se produce pocos días después de que el Consejo Presidencial del GNU se declarase como la única autoridad competente para llevar a cabo nombramientos y ascensos en su calidad de comandante supremo del Ejército.

En una entrevista concedida el pasado mes de mayo a la cadena de televisión catarí “Al Jazeera”, el primer ministro admitió que, aunque el 80 % de las instituciones del Estado han sido unificadas, el Ejército continúa todavía dividido.