El estado de calamidad autoriza al Gobierno guatemalteco a la compra o contratación con fluidez de bienes o suministros por importación que se encuentren relacionados con el coronavirus bajo la responsabilidad de las distintas dependencias del Estado

El Gobierno de Guatemala solicitó este lunes prorrogar por sexta ocasión el estado de calamidad debido a la proliferación de la pandemia de COVID-19, que ha dejado 1.734 personas fallecidas y 45.053 casos positivos acumulados, desde que el 13 de marzo se conociera el primer contagio.

Esta es la sexta prórroga solicitada por el Ejecutivo ante el Congreso, que deberá aprobar la decisión del presidente, Alejandro Giammattei, y su consejo de ministros, de ampliar por sexto mes consecutivo la medida, debido a que “continúa la propagación y efectos de la epidemia COVID-19 y sus consecuencias a la vida y salud de las personas”.

Además, el Gobierno de Guatemala subrayó en el decreto gubernativo 15-2020, donde ordena el estado de calamidad, que “es esencial que se sigan tomando las medidas sanitarias, económicas y sociales para evitar consecuencias graves para los habitantes de la República de Guatemala y con ello mitigar el contagio del virus y los efectos que causa en el país”.

El estado de calamidad autoriza al Gobierno guatemalteco a la compra o contratación con fluidez de bienes o suministros por importación que se encuentren relacionados con el coronavirus, bajo la responsabilidad de las distintas dependencias del Estado.

La medida fue implementada por primera vez el 5 de marzo, una semana antes de que las autoridades detectaran el primer caso el 13 de marzo en un hombre procedente de Europa. Dos días después, el país centroamericano registró la primera muerte provocada por la infección en el segundo paciente positivo.

Hasta el 30 de junio, el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social, el ente rector de la lucha contra la pandemia en Guatemala, apenas había ejecutado el 8,5 por ciento de los 1.600 millones de quetzales (más de 208 millones de dólares) asignados para los hospitales que atienden COVID-19.

Este lunes comenzó un nuevo sistema de alertas por colores para regular el movimiento y la actividad económica de la población guatemalteca por departamento o municipio, con base en el reporte de aumento o descenso de casos dentro de su región.

El fin del confinamiento, tras 133 días de duración, prevé la rehabilitación de la economía en municipios donde hay pocos contagios, sin verse afectados por lo que suceda en otras regiones.