La plataforma de las Naciones Unidas para migrantes calculó que para el trienio 2019-2021 se prevé un gasto fiscal en Ecuador de alrededor de 550 millones de dólares, unos 180 millones al año

Ecuador pide soluciones globales al problema de la migración venezolana de cara a la cumbre de donantes prevista para este martes 26 de mayo, sin embargo, reconoce que lo más urgente en este momento es brindar ayuda para la “subsistencia” de miles de ellos que han quedado sin sustento.

“Lo primero e inmediato es la necesidad de subsistencia, proyectos para apoyar a estas personas, que muchas de ellas estaban en la economía informal, algunas incluso en la formal”, expresó el ministro de Relaciones Exteriores, José Valencia.

Valencia considera que se debe analizar el problema teniendo en cuenta las dificultades de los propios migrantes pero, también, las de los países de acogida, en particular, a raíz de las consecuencias de la pandemia por el coronavirus.

El canciller resaltó que “la pérdida de empleo en el país es marcada (150.000) y necesitamos atender ese tema humanitario de urgencia”, resaltó el canciller.

Pidió cubrir tanto a los propios migrantes como a las comunidades en aquellos puntos del país donde han llegado mayores números de venezolanos.

“Debe haber una acción comprensiva a través de los programas del Gobierno ecuatoriano, ayudando a financiar esos programas de tal manera que la atención sea global, y que no se cree algún tipo de fricciones”, destacó.

Agregó además que “estos últimos años Ecuador ha acogido a más de 400.000 migrantes, lo que supone una carga presupuestaria difícil de sobrellevar, particularmente en las condiciones actuales de crisis”.

Según los cálculos de las Naciones Unidas, se prevé un gasto fiscal de aproximadamente 550 millones de dólares, para partidas presupuestarias destinadas a la escolarización de más de 40.000 niños venezolanos o las más de 509.000 atenciones médicas brindadas a migrantes, que entre las dos sumaron 82 millones de dólares en 2019.

En ese sentido, Valencia destacó la necesidad de ofrecer “apoyo al Estado ecuatoriano en los esfuerzos que hace, pero que ahora tiene una especial significación para la atención a la comunidad venezolana entre nosotros”.