“El objetivo es asegurar que haya una elección presidencial transparente y libre, entonces eso sí puede producir un cambio profundo, y esa es la gran responsabilidad que tienen los países desarrollados”, sentenció la canciller colombiana, Marta Lucía Ramírez

La vicepresidenta y canciller colombiana, Marta Lucía Ramírez, advierte de un diálogo errático en las conversaciones entre el Gobierno y la oposición venezolana y afirma que su “único” objetivo debe ser “asegurar que haya una elección presidencial transparente y libre” y así debe garantizarlo la comunidad internacional.

El diálogo en México “es un intento tímido al cual nosotros no queremos ponerle una carga de dinamita, pero tenemos que ser muy claros en que si el objetivo de la negociación es un diálogo, eso no va a conducir realmente a un cambio profundo”, dijo la vicepresidenta al término de la 49 Reunión del Consejo Ampliado de Ministros de Exteriores de la Comunidad Andina (CAN).

“En cambio -agregó- si el objetivo es asegurar que haya una elección presidencial transparente y libre, entonces eso sí puede producir un cambio profundo, y esa es la gran responsabilidad que tienen los países desarrollados que vienen prodigando ese diálogo”, acotó.


Ramírez se refería al inicio este viernes de la segunda fase del diálogo en México, a donde el oficialismo venezolano llegó con una comitiva más numerosa y demandas concretas para el fin de las sanciones internacionales.

Demandas de las que ella no quiere ni oír hasta que concluya el diálogo y “se garantice la elección presidencial transparente”; solo “ahí se puede hablar de repasar las medidas tomadas.