Algunos de los juzgados eran intermediarios y colaboradores del ex primer ministro Edouard Balladur

El Tribunal Correccional de París juzgó este lunes 7 de octubre, a seis hombres por malversación de fondos en contratos de armas descubiertas a partir de un atentado cometido en 2002, en Pakistán.

Este descubrimiento ocurrió tras la explosión de un artefacto en la ciudad paquistaní de Karachi, en el que murieron 14 personas, entre ellos, 11 empleados de los astilleros estatales franceses DCN, quienes estaban allí para supervisar unos submarinos encargados por Pakistán.

Inicialmente se pensó que se trataba de un acto terrorista de Al Qaeda, pero los investigadores hallaron elementos que señalaban una represalia por la decisión tomada en 1996 por el entonces presidente francés, Jacques Chirac, de acabar con las comisiones que Francia pagaba a altos responsables paquistaníes, por los contratos armamentísticos logrados en ese país.

Chirac, creyó que esas comisiones sirvieron para financiar la campaña de las elecciones presidenciales en 1995 de Balladur, y tanto Balladur -primer ministro entre 1993 y 1995- como su ministro de Defensa de la época, François Léotard, fueron encausados por esos hechos.

Los miembros del Gobierno serán juzgados por el Tribunal de Justicia de la República, órgano competente para juzgar a persoans del Gobierno por actuaciones derivadas de su función.

Quienes comparecen ahora ante el Tribunal Correccional de París son, en primer lugar, los intermediarios libaneses Ziak Takieddine y Abdul Rahman al Assir, quienes según la acusación, fueron las piezas fundamentales del montaje de las comisiones.

También están implicados los antiguos jefes de gabinete de Balladur, Nicolas Bazire, y de Léotard, Renaud Donnedieu de Vabres , así como Thierry Gaubert, miembro del gabinete del ministro de Hacienda y futuro presidente francés, Nicolas Sarkozy.