Washington reclama al exhacker por haber conspirado para supuestamente interceptar ordenadores del Pentágono

El juicio de extradición a Estados Unidos del fundador de WikiLeaks, Julian Assange; detenido en el Reino Unido luego de que la embajada de Ecuador en la capital británica permitiera la entrada de la policía a su sede para que arrestaran al australiano, comenzará el 25 de febrero de 2020, según dispuso este viernes una jueza británica. 

Explica una nota de la agencia EFE que el periodista de 47 años se enfrenta a 18 nuevos cargos, entre ellos espionaje y publicación de documentos clasificados. 

Asegura la agencia que una breve audiencia preliminar celebrada este viernes, 14 de junio, Assange defendió que WikiLeaks “no es nada más que un medio de comunicación” y afirmó que “están en juego 175 años” de su vida, en referencia a la pena a la que puede ser condenado.

Audiencia que se celebró un día después de que el ministro británico de Interior, Sajid Javid, firmara la solicitud de extradición a Estados Unidos. 

En representación de la justicia norteamericana, el abogado Ben Brandon, argumentó este viernes ante la Corte de magistrados de Westminster (Londres) que el caso de Assange “guarda relación con uno de los mayores compromisos de información confidencial en la historia de Estados Unidos”. 

Mark Summers, en defensa de Assange remarcó que el proceso contra su cliente representa “una agresión frontal y atroz” contra los derechos periodísticos. 

La acusación de Washington presume que el hacker conspiró para interceptar computadoras y servidores del Pentágono.

Según el diario The Washington Post, en mayo, un gran jurado de Virginia, Estados Unidos, presentó 18 nuevos cargos contra el periodista, acusado de espionaje y de publicación de documentos altamente clasificados, lo que podría suponerle una condena de hasta 170 años.