Hasta el momento, 27 estados nigerianos reportan enfermos.

El Centro Nigeriano para el Control de Enfermedades (NCDC, por sus siglas en inglés), informó que un brote de la fiebre hemorrágica de Lassa, ha causado 103 muertes en lo que va de 2020, en Nigeria.

De acuerdo con el reporte, en la última semana el número de infectados incrementó de 109 a 115, mientras las sospechas de contagio ya alcanzan los 2.176 casos, además de los 586 ya confirmados.

El Comisionado de Salud de esa ciudad, Akin Abayomi, dijo que la población debía mantener la calma, pues la situación está bajo control y exhortó a mantener altos estándares de higiene personal y ambiental.

La fiebre de Lassa, es una enfermedad viral típica del Este de África que suele aparecer a principios de año, mientras ocurre la época más seca. En 2019, dejó un saldo de 170 muertes, pero en 2020 el número de infectados es superior, presentando más incidencia en personas de 21 a 30 años.

Los síntomas aparecen de dos a 21 días, después de entrar en contacto con el virus, que puede estar presente en heces u orina de ratas. También la fiebre, provoca dolor de cabeza, náuseas, vómitos y en los casos más severos sangramientos de la vagina, el tracto intestinal, la nariz y la boca.