El presidente ruso, Vladímir Putin, aseguró este lunes que la ampliación de la OTAN a Finlandia y Suecia no es un problema para Rusia, pero sí lo será si incluye el despliegue de armamento en territorio de esos países.

«Rusia no tiene problemas con esos países, ya que su ingreso en la OTAN no crea una amenaza«, dijo Putin durante la cumbre de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC). Tras ello matizó que si la ampliación va acompañada del emplazamiento de infraestructura militar, Moscú tendrá que << reaccionar>>.