Las nuevas medidas podrían discutirse el próximo 24 de septiembre, durante la reunión de cancilleres del bloque

El representante de la UE para la diplomacia, Josep Borrell, amenazó este viernes a Turquía con nuevas sanciones, si no hay avances en el diálogo con Grecia sobre la crisis del Mediterráneo oriental.

“Si no hay avances del lado de Turquía, podríamos elaborar una lista de nuevas medidas restrictivas” que sería discutida en la cumbre de la UE el 24 de septiembre, declaró Borrell al término de una reunión de ministros de Relaciones Exteriores de la UE.

“El recurso de la UE a la amenaza de sanciones no ayuda a resolver el problema”, dijo el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores turco, Hami Aksoy, quien añadió que esta postura fortalecía a su gobierno.

Las tensiones entre Ankara y Atenas, que se disputan algunas zonas del Mediterráneo oriental ricas en hidrocarburos, subieron un peldaño esta semana con varias maniobras militares rivales, efectuadas, por un lado, por buques de guerra turcos y estadounidense y, por el otro, embarcaciones griegas, chipriotas, francesas e italianas.

“Queremos dar una verdadera oportunidad al diálogo y valoro enormemente el esfuerzo hecho por Alemania (al frente de la presidencia rotatoria de la UE) para encontrar soluciones”, dijo Borrell.

Pero dadas las “frustraciones crecientes” por la actitud de Ankara, los 27 ministros de la UE acordaron nuevas sanciones a dirigentes turcos presuntamente implicados en las conflictivas exploraciones, cuyos nombres fueron propuestos por Chipre. Hasta ahora solo dos dirigentes turcos se vieron afectados por estas sanciones.

Al ser preguntado por las “medidas restrictivas” contra Turquía que podrían debatirse en la cumbre de la UE del 24 de septiembre, Borrell explicó que, por ejemplo, podría acordarse una prohibición del uso de puertos europeos a las embarcaciones turcas o una incautación de los navíos implicados en las exploraciones.

Estas sanciones también podrían afectar a sectores enteros de la economía turca, aunque solo en el caso en que las medidas específicas contra las exploraciones no resultaran efectivas, precisó Borrell.

“Espero que Turquía vuelva a la razón y abandone las provocaciones, las acciones arbitrarias y deje de violar el derecho internacional”, declaró, por su lado, el ministro griego de Relaciones Exteriores, Nikos Dendias, que se mostró satisfecho con las medidas adoptadas.