“Puedo decirles que estoy completamente feliz de haber regresado y que es mi mejor día en los últimos cinco meses”, dijo Alexéi Navalni

El líder opositor ruso, Alexéi Navalni, fue detenido este domingo 17 de enero por la policía en el control de pasaportes del aeropuerto Sheremetievo de Moscú, según las imágenes en directo transmitidas por varios medios digitales.

La portavoz del activista, Kira Yarmysh, confirmó en un tuit el arresto de Navalni.

Varios policías le pidieron al opositor que les acompañara, tras lo cual Navalni solicitó ser acompañado por su abogado, petición que le fue denegada.

El político se despidió con un beso de su esposa, Yulia, con quien regresó a Moscú desde Alemania, donde se había recuperado durante casi cinco meses del envenenamiento que sufrió en agosto.

“Puedo decirles que estoy completamente feliz de haber regresado y que es mi mejor día en los últimos cinco meses”, dijo poco antes de ser detenido el líder opositor a la prensa.

Reiteró su agradecimiento a Alemania y, en particular, a los médicos y enfermeras que lo trataron durante su recuperación del envenenamiento, del que ha responsabilizado directamente al presidente ruso, Vladímir Putin.

“Esta es mi casa. Todos me preguntan si tengo miedo. No tengo miedo. Voy al control de pasaporte completamente tranquilo”, dijo.