Con la reapertura de la Torre Eiffel, las terrazas de los cafés y otros sitios de entretenimiento, el adelanto de la vacunación y un toque de queda aún activo, inicia progresivamente la disminución de las medidas contra la covid-19

Este 20 de mayo, la compañía SETE, encargada de gestionar los asuntos de la Torre Eiffel, informó que el próximo 16 de julio este monumento parisino reabrirá al público tras ocho meses cerrada.

La empresa aseguró que está trabajando en la estrategia “que permita al público disfrutar de una visita confortable”. Para esto podrán adquirir sus entradas desde el 1 de junio.

Esta medida, relacionada con la atracción turística que recibe siete millones de visitantes al año (al menos 75% de ellos extranjeros), coincide con la autorización gubernamental para que se vuelvan a habilitar las terrazas de bares, cafés y restaurantes con un aforo limitado al 50%.

Sobre esto, el pasado martes, Emmanuel Macron, mandatario francés, aprovechó de pedir prudencia en este proceso. Para ello fue a tomarse un café junto a su primer ministro, Jean Castex.

En esta cafetería ubicada en la calle Miromesnil de París, el presidente respondió algunas preguntas a los periodistas.

EFE reportó que Macrón “dijo que lo principal es “ser responsables de forma colectiva” y justificó esta nueva fase de la desescalada porque “no estamos en la situación de comienzos de año”, ya que ahora “todas las cifras están bien orientadas””.

Esta afirmación ocurre en el marco de la reducción de los números de contagios, de hospitalizaciones y de pacientes en terapia intensiva.

Según aseguró el máximo funcionario de la República de Francia, las decisiones sobre el desconfinamiento se han tomado teniendo en cuenta criterios sanitarios, económicos, y “con pragmatismo”.

Entre otros sectores que han sido autorizados para reabrir, se encuentran los cines, teatros y museos, que no trabajan desde octubre de 2020. Asimismo, se reactivarán 150.000 comercios no esenciales.

El proceso no es automático, por lo cual el toque de queda continúa siendo obligatorio, solo que con un retraso de un par de horas: empieza a las 9 de la noche y no a las 7:00 .pm.

Sobre esta medida, el ministro del Interior, Gérald Darmanin, pidió este jueves a la policía mano dura contra los que la incumplan, tras haber comprobado numerosas infracciones en el primer día de la desescalada iniciada este miércoles.

Darmanin también recordó que “hay que respetar la distancia, respetar el horario del toque de queda y respetar los aforos limitados”, informó EFE. Esto tras haberse registrado, en varios puntos del país, incidentes en los que los organismos de seguridad tuvieron que evacuar a quienes no respetaban la norma.

Entre los elementos que permitieron que comenzara la reactivación se encuentra que, desde diciembre de 2020, ya ha sido vacunada con al menos una dosis el 32,9% de la población total.

Aunque se tenía previsto habilitar el acceso a las vacunas para todos los mayores de 18 años el 15 de junio, este jueves se anunció una reprogramación de dos semanas antes.

El primer ministro, Jean Castex, informó que los franceses sanos de entre 18 y 50 años de edad ya puede recibir las dosis del fármaco, debido a que los avances de la campaña de inmunización han permitido abrirla a todos los grupos de edad.

“Estamos en el buen camino”, comentó Castex. Lo que contribuye con el anuncio de un nuevo avance en la desescalada el próximo 9 de junio.

Esta siguiente etapa incluirá la posibilidad de que bares, cafés y restaurantes atiendan en el interior de los locales, así como la apertura del país al turismo extranjero.