Italia, Francia y Bélgica adaptan nuevas medidas de relajación

Algunos países de Europa inicia la semana con nuevas medidas de relajación del confinamiento por la COVID-19, entre ellos, Francia y Bélgica, que ponen en marcha sus planes de salida gradual para reactivar la economía y abrir las puertas a la “nueva normalidad”.

Las medidas son paulatinas y, en buena parte de los casos, están supeditadas al desarrollo de la enfermedad, en medio de los temores por una posible segunda ola de contagios.

A finales de abril de 2020, superado el pico de su primera ola de contagio por la COVID-19, los países más castigados por el virus en el mundo, iniciaba por estas fechas su primera gran desescalada con el levantamiento de varias restricciones, reportó Euro News.

Nuevas medidas para reactivar la economía

Peluquerías, tiendas de ropa, florerías y librerías reanudarán sus actividades desde este lunes 11 de mayo, pero bares, restaurantes, teatros y cines permanecerán cerrados hasta junio.

Las escuelas primarias recibirán un pequeño número de alumnos, dependiendo del espacio y la asistencia será voluntaria. Las mascarillas serán obligatorias en el transporte público.

Todos los ciudadanos podrán moverse fuera de sus domicilios sin tener que presentar un formulario, pero solo podrán ir a 100 kilómetros de su lugar de residencia.

La relajación ha traído reacciones mixtas. Un gerente de una librería de Lyon le dijo a la agencia AFP que tiene “mucho miedo” por la reapertura y admitió que “es una gran responsabilidad tener que proteger a mi personal y a mis clientes”.

En España

En una nueva etapa de la desescalada, la mitad de los cerca de 47 millones de habitantes del país podrán organizar reuniones de hasta diez personas a partir de este lunes 11 de mayo. Los espacios al aire libre en bares y restaurantes pueden reabrir, aunque con capacidad limitada.

No obstante, Madrid y Barcelona, ​​las ciudades más afectadas del país, están excluidas de la flexibilización. Aún así, los planteles de fútbol retoman sus entrenamientos: FC Barcelona lo hizo el viernes pasado y Real Madrid lo hará este lunes.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, ha pedido a los habitantes que muestren “la mayor precaución y prudencia” porque “el virus no se ha ido, todavía está allí”.

Solo están permitidos traslados dentro de una misma provincia y los cines y teatros seguirán cerrados, mientras que las escuelas recién retomarán las clases en septiembre.

Italia ejemplo en Europa

A partir de este 26 de abril, la península reinicia una apertura gradual, un mes después de que las autoridades volviesen a decretar un nuevo confinamiento parcial que se ha justificado como una medida útil para avanzar en la campaña de vacunación y para hacer frente a las nuevas variantes del virus, en particular la inglesa, la más frecuente en Italia.

Con ello, en todas las zonas del país no declaradas de riesgo por alta incidencia del virus, las denominadas “zonas rojas”, los italianos vuelven a poder tomar cafés y comer en bares y restaurantes con mesas al aire libre, así como a partir de ahora podrán disfrutar nuevamente de partidos de fútbol de amateurs, u otros deportes de contacto.

Además, regresan también a sus bancos de escuela los estudiantes de los colegios secundarios, que han sido excluidos gran parte de un curso escolar que termina en un poco más de un mes, y cuya salud mental preocupa cada vez más a los psicólogos.

Así también vuelven a abrir sus puertas museos y centros culturales que, salvo cortos períodos, han permanecido cerrados desde el pasado otoño; y que ahora reabren, como en el caso de teatros y cines, con un aforo máximo permitido que no puede ser superior al 50 por ciento.

Una novedad que, en Milán, provocó que los boletos para acudir a una serie de proyecciones en un pequeño cine; se agotaran a las seis de la mañana de este lunes.

Con información de El Político