Desde el lunes, 51% de la población estará en la fase 1 del plan diseñado por el Gobierno para recobrar paulatinamente la actividad socioeconómica, con un alivio parcial, progresivo y por provincias o zonas territoriales

España entra este domingo en la novena semana del estado de alarma con la epidemia de COVID-19 en retroceso y la mayoría de las regiones preparadas para progresar en la transición gradual hasta recuperar la normalidad social y económica, aunque las tres ciudades más pobladas, Madrid, Barcelona y Valencia, avanzarán más lentamente.

El Ministerio de Sanidad notificó este sábado 179 nuevos fallecidos (50 menos que una jornada antes), hasta 26.478 en total; y 604 contagios nuevos (491 menos), hasta 223.578 casos diagnosticados con pruebas PCR.

A partir de este lunes, 51% de la población estará en la fase 1 del plan diseñado por el Gobierno para recobrar paulatinamente la actividad socioeconómica, con un alivio parcial, progresivo y por provincias o zonas territoriales de las restricciones de movilidad de las personas y del comercio minorista en establecimientos.

Toda la región de Madrid y la mayoría de Cataluña, incluida la ciudad de Barcelona, y otras zonas de España, como gran parte de la Comunidad Valenciana, tendrán que esperar un tiempo hasta cumplir los requisitos sanitarios marcados por el Ejecutivo para saltar de la actual fase 0 a la 1.

Madrid y Barcelona están situadas en las dos regiones españolas de mayor potencial económico, más urbanas y entre las más pobladas: Madrid (6,7 millones de habitantes) y Cataluña (7,7 millones), que encabezan los datos de contagios y defunciones a causa de la enfermedad.

Con el temor a un rebrote en cualquier momento, el Gobierno insiste en la prudencia y en que los ciudadanos cumplan a rajatabla las reglas de higiene y de comportamiento social seguro según se avanza en el desconfinamiento de la población y se reactivan los sectores comerciales.

El jefe del Ejecutivo, el socialista Pedro Sánchez, evitó el sábado responder a las autoridades regionales de Madrid, muy preocupadas por el perjuicio para los pequeños negocios, de la Comunidad Valenciana y de Andalucía, molestas por no ser autorizadas a saltar de etapa totalmente o en parte, según cada caso.