“El rey desea remarcar la importancia histórica que representa el reinado de su padre, como legado y obra política e institucional de servicio a España, y a la democracia; y al mismo tiempo quiere reafirmar los principios y valores”, cita en un comunicado la Casa Real española

El rey emérito Juan Carlos I, investigado por la justicia suiza y española por corrupción, se “trasladará” fuera de España, para contribuir a facilitar el ejercicio de las funciones de su hijo, el rey Felipe VI, que ha acogido con “agradecimiento” su decisión.

La información fue dada a conocer por la Casa Real española en un comunicado, donde explica que el Rey Emérito envió este lunes a su hijo una carta en la que le traslada esa decisión, que asegura que adopta “con profundo sentimiento, pero con gran serenidad”.

“He sido Rey de España durante casi cuarenta años y durante todos ellos siempre he querido lo mejor para España y para la Corona”, asegura Juan Carlos de Borbón.

Añade asimismo, que pretende facilitar el ejercicio de las funciones de Felipe VI “desde la tranquilidad y el sosiego que requiere -subraya- tu alta responsabilidad”.

“Mi legado y mi propia dignidad como persona así me lo exigen”, añade en la carta.

El comunicado señala que Felipe VI ha transmitido a su padre “su sentido respeto y agradecimiento ante su decisión”.

“El rey -reza el texto- desea remarcar la importancia histórica que representa el reinado de su padre, como legado y obra política e institucional de servicio a España y a la democracia; y al mismo tiempo quiere reafirmar los principios y valores sobre los que ésta se asienta, en el marco de nuestra Constitución y del resto del ordenamiento jurídico”.