La ceremonia contará solo con 30 invitados debido a la pandemia aunque será difundida en directo por televisión

El cortejo fúnebre que traslada el cuerpo sin vida del duque de Edimburgo arrancó este sábado 17 de abril a las 13.41 GMT, desde el castillo de Windsor, en dirección a la capilla de San Jorge, donde se oficiará la ceremonia por el consorte de la reina Isabel II, fallecido el pasado día 9 a los 99 años.

El vehículo híbrido en el que se traslada el ataúd del príncipe Felipe, un todoterreno Land Rover verde diseñado por él mismo, inició la procesión flanqueado por nueve representantes de diferentes regimientos militares, con los que el esposo de la monarca estuvo vinculado, y seguido por sus cuatro hijos, Carlos, Eduardo, Ana y Andrés.

Por su parte, la soberana se desplazó en su propio automóvil, un Bentley, junto con una dama de compañía, hacia el templo de estilo gótico, donde la ceremonia contará solo con 30 invitados debido a la pandemia aunque será difundida en directo por televisión.

Funeral por el duque de Edimburgo en la capilla de San Jorge

A la llegada del cortejo a la capilla de San Jorge, el vehículo fúnebre fue recibido por un guarda de honor y una banda militar del llamado Regimiento de los Rifles, que interpretó el himno nacional.

Miembros de la Guardia montada a caballo se alinearon en los escalones del templo, mientras se trasladó el ataúd -cubierto con el estandarte del duque, su gorra naval, una espada y una corona floral- al interior de la capilla mientras sonaba un tema náutico, conocido como “The still”.

Antes de iniciarse el servicio se guardó un minuto de silencio en todo el país en memoria del duque y un disparo efectuado por la Artillería montada a caballo de la Real Tropa del Rey marcó el inicio de la ceremonia.