También reiteró sus críticas al presidente francés, Emmanuel Macron, al que ya atribuyó “problemas mentales” por la proliferación de medidas contra agrupaciones islamistas

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, defendió este domingo la política de defensa de su país frente a posibles sanciones de Estados Unidos (EEUU), advirtiendo a Washington de que “no sabe con quién se está metiendo”.

“Nos acusan por apoyar a nuestros hermanos de Azerbaiyán que defienden su tierra. Hay estadounidenses que llaman a mi hermano Ilham (Alíev, presidente azerbaiyano) para decirle: ‘Sabemos quién te respalda: está Erdogan. Nosotros le impondremos sanciones a Turquía si hace falta‘”, dijo el presidente durante un discurso en la ciudad de Malatya.

“Pues no sabéis con quién os estáis metiendo. Imponed las sanciones que sean, no tardéis”, dijo Erdogan a su par estadounidense (Donald Trump) durante el discurso.

Washington lleva un año sopesando sanciones contra Turquía por la adquisición de un sistema de misiles antiaéreos ruso S-400, al considerarlo incompatible con la participación en la OTAN, y volvió a expresar su descontento tras confirmar Erdogan esta semana el primer ensayo con estos misiles.

Por otra parte, dijo que el dirigente de Francia (Emmanuel Macron) “es una persona que se levanta y se acuesta tomándola con Erdogan. Es un caso. Debería pasar un control”.

También criticó duramente al diputado ultraderechista neerlandés Gert Wilders, que ayer había difundido una caricatura de Erdogan con una bomba en la cabeza y la palabra “terrorista”.

En este sentido dijo que “hay en Holanda una piltrafa de diputado que debería saber cuáles son sus límites. El fascismo no está en nuestro libro, está en el vuestro. En el nuestro está la justicia social; el nazismo estuvo en vuestros países”.