En ministro de educación insistió en que el confinamiento ha sido “una catástrofe educativa mundial”

Los alumnos de primaria y secundaria de Francia vuelven este lunes 22 de junio a clase de forma obligatoria hasta las vacaciones de verano, dentro de dos semanas, esto con el objetivo de restablecer el contacto con todos los niños, especialmente con el 4% que se ha quedado descolgado durante el confinamiento.

El ministro de Educación, Jean-Michel Blanquer, señaló que “no se puede dejar a los alumnos sin clase de marzo a septiembre”. Dijo además que se ha marcado el objetivo de que en las dos próximas semanas los 6,7 millones de estudiantes de primaria y los 3,3 millones de secundaria asistan presencialmente.

Para que eso sea posible, se ha flexibilizado mucho el estricto protocolo sanitario establecido al comienzo de la desescalada en mayo, de forma que en preescolar ya no se exige ninguna regla de distanciamiento entre niños de la misma clase.

En el resto de cursos desaparece la regla que preveía un espacio de 4 metros cuadrados por cada uno y un máximo de 15 estudiantes por clase. A partir de ahora basta con una distancia lateral de un metro en las aulas. Sí se mantiene la obligatoriedad de mascarilla para los estudiantes de más de 11 años, y también para los profesores.