Merkel conversó el miércoles con los primeros ministros de Bélgica, Alexander de Croo, y de Luxemburgo, Xavier Bettel, para abordar la cuestión

Los líderes de los países de la Unión Europea (UE) y de las instituciones comunitarias iniciaron este jueves una videoconferencia para mejorar la coordinación en la respuesta a la Covid-19 analizando controles fronterizos, nuevas cepas y diplomacia sanitaria.

Los Veintisiete no adoptarán conclusiones formales al término de la cita, que será un intercambio de impresiones sobre la gestión de la pandemia en plena escalada de contagios en la UE mientras ganan peso las posibles restricciones a la movilidad entre países.

La Comisión Europea ha señalado este mismo jueves que está estudiando si el aumento de casos de coronavirus en los países europeos a raíz de las nuevas variantes del virus, que se creen un 40 % más contagiosas, pueden justificar “restricciones a la libertad de movimiento”.

Varios países europeos se están planteando la posibilidad de cerrar las fronteras para los viajes no esenciales y éste será uno de los puntos que discutirán hoy los jefes de Estado y de Gobierno en la cumbre que celebrarán por videoconferencia.

La canciller alemana, Angela Merkel, dejó abierta hoy la posibilidad de tener que introducir algún tipo de control en las fronteras, aunque puntualizó que es contraria a un bloqueo como el que ocurrió en marzo y abril, que provocó colas de camiones.

“Eso no debe volver a pasar”, dijo.

Merkel conversó el miércoles con los primeros ministros de Bélgica, Alexander de Croo, y de Luxemburgo, Xavier Bettel, para abordar la cuestión.

El luxemburgués apuesta por mantener abiertas las fronteras, pero Bélgica estudia también la posibilidad de limitar los viajes no esenciales mientras que Bélgica estudia prohibir los viajes turísticos y Holanda prohibió el miércoles los vuelos procedentes del Reino Unido, Sudamérica y Sudáfrica.

En todo caso, tanto los Estados miembros como la Comisión Europea abogan por no cerrar completamente las fronteras internas como sucedió con la primera ola en la pasada primavera, que acarreó la primera suspensión generalizada de la historia del espacio Schengen de libre circulación.

Además, los líderes de la UE analizarán, entre otros aspectos de la crisis sanitaria, la posibilidad de incrementar la secuenciación genética de los positivos para detectar la evolución de las nuevas variantes o la posibilidad de donar vacunas a los sanitarios de países vecinos a la Unión.

Con información de EFE