La Agencia de Renovación del Territorio rechazó “el atentado en contra del gobernador de Caquetá, Arnulfo Gasca, y varios uniformados de la Policía de Colombia”

 La emboscada de una caravana en la que viajaba el gobernador del departamento colombiano de Caquetá (sur), Arnulfo Gasca, dejó este sábado 29 de enero dos policías muertos y varias personas más heridas, un ataque del que el funcionario salió ileso.

El Partido Conservador, del que forma parte el gobernador, rechazó y condenó “el cobarde atentado” contra Gasca, “quien fue emboscado en área rural de (el municipio de) Unión Peneya mientras realizaba una visita para inaugurar una vía”.

“Pedimos a las autoridades dar con los responsables”, agregó el partido.

Por su parte, la Agencia de Renovación del Territorio rechazó “el atentado en contra del gobernador de Caquetá, Arnulfo Gasca, y varios uniformados de la Policía de Colombia”.

“Nuestras condolencias a los familiares de los policías que resultaron muertos y pronta recuperación para los heridos”, expresó esa agencia gubernamental.

En el departamento de Caquetá, uno de los más golpeados por el conflicto armado colombiano y uno de los antiguos fortines de la desmovilizada guerrilla de las FARC, tienen presencia grupos de disidencias de ese grupo armado que firmó un acuerdo de paz con el Gobierno en noviembre de 2016.

El pasado 27 de enero un convoy de tres vehículos de Naciones Unidas y del Consejo Noruego de Refugiados fue atacado por hombres armados cuando se dirigía a San José del Guaviare, en el centro-sur de Colombia, atentado del que todos sus miembros salieron ilesos.

El ataque fue perpetrado en la localidad de Puerto Nuevo, en el departamento del Guaviare, donde dos de los tres vehículos fueron incinerados, confirmó el organismo internacional.