En Italia suman más de 68.000 fallecidos a causa de la COVID-19

El Papa adelantó dos horas la misa de Gallo, prevista para el jueves 24 de diciembre, en la Basílica de San Pedro y no impartirá la bendición Urbi et Orbi, asomado al balcón – como es costumbre- de la Logia central, debido a la pandemia.

El Gobierno de Giuseppe Conte estableció un confinamiento entre el 24 de diciembre y el 6 de enero.

Más allá de la celebración de la misa de Gallo a las 7:30 p.m., y no a las 9:30 p.m., el resto de ceremonias litúrgicas del Santo Padre para Navidad no sufre ningún cambio de horario, pero se reducirá al mínimo el acceso de los fieles, que tendrán que llevar mascarillas durante las celebraciones y mantener las distancias en los bancos para evitar los contagios.

El día de Navidad, además, Francisco no se asomará como todos los años al balcón central de la basílica vaticana para evitar congregaciones de fieles en la plaza de San Pedro, por lo que impartirá a los 1.200 millones de católicos del mundo su bendición Urbi et orbi, desde dentro de la basílica. Todo será retransmitido en directo vía on line.

Está previsto que, en esta ocasión, el Papa se dirija “a la ciudad y al mundo” y que reitere su petición para que se ponga fin a las situaciones de guerra e injusticias en todo el orbe. Se trata de un gesto extraordinario que ya puso en práctica el pasado domingo de Resurrección en pleno confinamiento extremo, durante la primera ola de la emergencia sanitaria.

El 31 de diciembre celebrará las vísperas y el Te Deum en acción de gracias por el año que termina y la primera celebración del 2022 tendrá lugar el mismo 1 de enero, Solemnidad de María Santísima, Madre de Dios, y la Quincuagésima cuarta Jornada Mundial de la Paz, que este año lleva por título ‘La cultura del cuidado como camino de paz’.

Asimismo, el Papa celebrará una misa a las 10:00 p.m., en la basílica de San Pedro, mientras que el miércoles 6 de enero presidirá la eucaristía de la solemnidad de la Epifanía del Señor.