Estados Unidos reconocerá la “dignidad humana y el valor inherente de cada recién nacido u otro niño pequeño, independientemente de su prematuridad o discapacidad”, apuntó el presidente de EEUU, Donald Trump

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó una orden ejecutiva con la que busca asegurar el cuidado médico para recién nacidos durante procedimientos de aborto, unos casos que ocurren con muy poca frecuencia.

“Todo bebé nacido vivo, sin importar las circunstancias de su nacimiento, tiene la misma dignidad y los mismos derechos que cualquier otro individuo y tiene derecho a las mismas protecciones”, apunta la orden firmada por Trump.

El texto condiciona la concesión de fondos federales a los hospitales a que cumplan con esta orden.

Pese a que las leyes vigentes ya protegen la vida de los recién nacidos, en su orden ejecutiva Trump aseguró que en algunos hospitales se niega la atención médica a bebés extremadamente prematuros o con enfermedades, “incluso cuando los padres piden tratamiento”.

“Es la norma en Estados Unidos reconocer la dignidad humana y el valor inherente de cada recién nacido u otro niño pequeño, independientemente de su prematuridad o discapacidad”, apuntó el presidente.

Trump firmó esta orden en la víspera de su anuncio de nominación de un nuevo juez para el Tribunal Supremo de EE.UU., que según medios locales será la ultraconservadora Amy Coney Barrett, y en plena campaña presidencial.