La concentración reafirmó como fin unir “en una sola voz” a las comunidades de Cuba, Venezuela y Nicaragua para que su “grito” llegue a los que luchan en esos países por la libertad y sepan que no están solos

Bajo el lema “Abajo las cadenas”, miles de personas se concentraron este sábado en Miami para pedir libertad para Cuba, Nicaragua y Venezuela y solidaridad internacional con las personas que son reprimidas por oponerse a las “dictaduras”.

Organizado por la Alcaldía de Miami, el acto reunió en el parque Bayfront, en el centro de Miami, a cubanos, venezolanos, nicaragüenses y también a otros latinoamericanos, según se pudo ver por las banderas que enarbolaban junto a carteles con eslóganes como “SOS Cuba”, “Patria y vida” y “Díaz Canel, rindete”.

Al acto, organizado por la Alcaldía de Miami, asistieron también artistas, políticos y líderes de organizaciones de exiliados.

Según los organizadores, la concentración tiene como fin unir “en una sola voz” a las comunidades de Cuba, Venezuela y Nicaragua para que su “grito” llegue a los que luchan en esos países por la libertad y sepan que no están solos.

También para pedir que ese “grito” llegue al Gobierno de Joseph Biden, en Washington, con el fin de que ayude a liberar a esos pueblos, según dijeron algunos de los políticos participantes.

“En este momento, señor presidente, o se está de lado del pueblo de Cuba o del régimen”, dijo desde el escenario el representante republicano Mario Díaz-Balart, de origen cubano.

Carlos Giménez, también miembro de la Cámara de Representantes, republicano y de origen cubano, recordó a Biden que Estados Unidos debe ser “el líder de la libertad en el hemisferio”.

Su colega María Elvira Salazar envió al presidente el mensaje de que los cubanos “no quieren comidas, vacunas o remesas, quieren libertad”. “Hay que darle al pueblo cubano la posibilidad de volver a las calles”, subrayó.