Al menos 38 personas murieron este pasado martes en Nigeria, 12 de ellas en Lagos, cuando la policía disparó contra dos manifestaciones pacíficas

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, condenó este jueves “el uso excesivo de la fuerza” por parte del ejército en Nigeria, después de la sangrienta represión de las protestas pacíficas que dejó al menos 12 muertos en Lagos, la capital. 

“Estados Unidos condena enérgicamente el uso excesivo de la fuerza por parte de los militares que dispararon contra manifestantes pacíficos en Lagos, causando muertos y heridos”, dijo Pompeo, instando a que se lleve a cabo una investigación inmediata sobre estos hechos.

“Las personas implicadas deben ser responsabilizadas según las leyes nigerianas”, precisó.

Al menos 38 personas murieron este martes en Nigeria, 12 de ellas en Lagos, cuando la policía disparó contra dos manifestaciones pacíficas, según Amnistía Internacional.

Desde hace casi dos semanas, Nigeria, primera economía de África, pero también el país más pobre del continente, está sacudida por inéditas protestas contra la brutalidad policial y el gobierno.