La nueva propuesta electoral buscaba contrarrestar las restricciones al voto, con la aprobación de 14 leyes que limitan el sufragio de las minorías hispana y afroamericanas

El proyecto de reforma de ley electoral – propuesta del partido del presidente de Estados Unidos, Joe Biden- fue rechazado este martes, por el senado republicano.

La propuesta, denominada For the People Act (Ley para el Pueblo), no avanzó en la Cámara Alta, porque en una primera votación quedó dividido 50-50, es decir, por debajo de los 60 votos necesarios para comenzar su análisis por el cuerpo legislativo.

El proyecto presentado por los demócratas, aspiraba a ser la mayor reforma electoral desde la Ley de Derecho al Voto de 1965, que prohibió las prácticas discriminatorias contra los afroamericanos y que se considera un hito del movimiento por los derechos civiles.

El texto, que ya fue aprobado en marzo en la Cámara de Representantes dominada por los demócratas, contempla una serie de reformas a la actual ley como la creación de comisiones independientes para evitar interferencias de los partidos, un aumento de los presupuestos para combatir la injerencia extranjera durante las campañas, un registro de los votantes, o la obligación de los estados a ofrecer el voto por correo al menos quince días antes del inicio de la votación anticipada.

En este caso, el proyecto ha cobrado especial relevancia para los demócratas, después de que se hayan estado aprobando en varios congresos estatales, como los de Arizona, Georgia, y Florida reformas legislativas impulsadas por el Partido Republicano que restringen el derecho al voto y en algunos casos incluso facilitan que se anulen los comicios.

Reacción presidencial

Al conocerse la noticia el presidente estadounidense, Joe Biden, emitió una declaración en la que arremetió contra ‘el sólido muro republicano’ que impide ‘considerar una legislación para proteger el derecho al voto y la democracia’.

El mandatario apuntó que la lucha está lejos de terminar y aseguró que la próxima semana continuarán las negociaciones con esfuerzos redoblados para conseguir la aprobación de la medida.

Tras conocer la negativa republicana que afectó la votación, el líder de la mayoría demócrata del Senado, Chuck Schumer, acusó a los opositores de convertir la supresión al voto en parte de su identidad política y prometió que seguirá luchando para proteger ese derecho.

La reforma electoral buscaba contrarrestar las restricciones al voto impuestas recientemente por los republicanos a nivel estatal, con la aprobación de 14 leyes que limitan el sufragio de las minorías hispana y afroamericanas.