Cruz Roja denuncia situación “apocalíptica” en campo sirio de Al Hol

Fabrizio Carboni, director regional del CICR para Oriente Próximo y Medio Oriente, reiteró que los desplazados son responsabilidad de los Estados, y advirtió que “nadie debería esperar que la CICR se ocupe de cien mil personas […] durante los próximos 25-30 años”

La Cruz Roja advirtió que los desplazados dentro y alrededor del campo sirio de Al Hol se enfrentan a una situación “apocalíptica” y exhortó a los demás países a repatriar rápidamente a los familiares de presuntos combatientes extranjeros.

El campamento de refugiados de Al Hol en Siria. Foto AFP.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) alertó de las situaciones dramáticas que viven las personas desplazadas y abandonadas tras la caída en marzo del último reducto del autoproclamdao “califato” del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en el noroeste de Siria.

Alrededor de 100.000 personas en Al Hol y los campos de alrededor “permanecen en una especie de limbo legal en un lugar inestable, en una zona disputada”, dijo en Ginebra Fabrizio Carboni, director regional del CICR para Oriente Próximo y Medio Oriente.

“Cien mil personas que pasaron los últimos meses, incluso años, bajo las bombas, hambrientas, heridas, enfermas, traumatizadas”, dijo. “Es simplemente apocalíptico”, subrayó.

El campamento de refugiados de Al Hol en Siria. Foto AFP.

La Cruz Roja es una de las principales organizaciones humanitarias que da asistencia dentro del sobrepoblado campo de Al Hol, que acoge a más de 70.000 personas, incluidos más de 11.000 familiares de presuntos combatientes del EI procedentes de docenas de países.

La cuestión de si repatriar a los nacionales que son familiares de presuntos yihadistas ha sido un espinoso problema para los países occidentales, que fueron blanco de ataques de extremistas locales y tienen poco interés en que vuelvan.

Reino Unido incluso despojó de su ciudadanía a miembros del EI. Francia por su parte dijo que solo repatriará a niños y evaluará los casos de manera individual.

El campamento de refugiados de Al Hol en Siria. Foto AFP.

“Nuestra posición es decirle a los Estados: repatriad a vuestros ciudadanos”, dijo Carboni, criticando la estigmatización de las personas, especialmente de los niños, y los esfuerzos por crear “categorías de víctimas buenas y malas”.

Carboni aseguró que dos tercios de los residentes en Al Hol son niños, la mayoría menores de 12 años, e insistió en que era inconcebible dejarlos allí.

“Pero nadie debería esperar que CICR se ocupe de cien mil personas […] durante los próximos 25-30 años”, lanzó. “Esto es responsabilidad de los Estados”, agregó.