Miles de pasajeros se precipitaron a las estaciones de trenes con la esperanza de poder reanudar sus trabajos y recuperar la normalidad

China, levantó este martes a medianoche las restricciones a la ciudad de Wuhan, origen del coronavirus que ha dejado más de 80.000 muertos desde diciembre en el planeta, muchos de ellos en Europa y en Estados Unidos, país que amenaza con suspender su contribución a la OMS.

Miles de pasajeros que estuvieron bloqueados desde el 23 de enero en la ciudad china de 11 millones de habitantes, se precipitaron a las estaciones de trenes con la esperanza de poder reanudar sus trabajos y recuperar la normalidad en otras partes de China, constataron periodistas de la AFP.

“¡Hace 77 días que estaba encerrado!”, exclamó un hombre impaciente por llegar a Changsha, a unos 350 km de Wuhan.

Pero mientras que desde China, que este martes no registró ningún muerto por coronavirus, llegan buenas noticias, en el resto del mundo son poco alentadoras. Al menos 80.142 personas han muerto y casi 140.000 se han infectado en 192 países y territorios, según un balance establecido por AFP.

En las últimas 24 horas, los países con más fallecidos fueron Estados Unidos, con 1.632, Francia, con 1.417 y Reino Unido, con 793.